Menu

En México, del uno a tres por ciento de la población padece esta enfermedad, destacó César Rivera Benítez, de la Facultad de Medicina de la UNAM

Dentro de los cinco tipos de hepatitis que existen, la “C” es cada vez más frecuente y riesgosa

Actualmente, la hepatitis C es la de mayor preocupación dentro de los cinco tipos que existen de esta enfermedad. Su contagio es cada vez más común y se calcula que a nivel mundial alrededor de 71 millones de personas están infectadas de manera crónica por el virus que la provoca.

En México, del uno al tres por ciento de la población padece esta afección, destacó César Rivera Benítez, académico de posgrado de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Para la de tipo “C” aún no existe vacuna, y una vez adquirida se desarrollan formas crónicas que pueden llevar a complicaciones hepáticas a mediano y largo plazos. La que más inquieta es la fibrosis y cirrosis hepática, asociada a adenocarcinoma hepático, detalló.

No obstante, aclaró, si la hepatitis en cualquiera de sus tipos (A, B, C, D o E) es diagnosticada y tratada a tiempo, puede curarse hasta en un 98 por ciento de los casos.

En el marco del Día Mundial contra la Hepatitis, que se conmemora hoy, 28 de julio, el universitario indicó que esta enfermedad consiste en un proceso inflamatorio del hígado por causas de origen tóxico, infeccioso, degenerativo o neoplásico.

“La tipo A y E se adquieren vía oral, a través de alimentos contaminados; en la B y C el contagio es a través de transfusiones, contacto de mucosas, perforaciones de la piel, tatuajes, uso de agujas contaminadas y lesiones ocasionadas con objetos cortantes; la D se adquiere cuando el paciente ya padeció hepatitis crónica B y se agrega el antígeno delta para complementar la infección”, explicó.

“La A y B se previenen con vacunación, la E con el buen manejo de alimentos, pero en la C no existe vacuna y es preocupante porque en estos casos se desarrollan formas crónicas. Además, el contagio de la C aumenta cada vez más entre usuarios de drogas intravenosas, debido al uso de jeringas contaminadas”, subrayó.

Este año, el lema de la efeméride es “Hepatitis. Es hora de diagnosticar, tratar y curar”, y en ese sentido debemos reconocer que el diagnóstico es difícil cuando ya es una afección crónica, porque muchas veces es asintomática, dijo.

“Se debe hacer escrutinio a todas las personas con factores de riesgo. En México, el porcentaje de hepatitis crónica varía de uno a tres por ciento, dependiendo de la región geográfica, el tipo de comunidad y los factores de riesgo. Por ejemplo, en la zona fronteriza del norte, en donde grupos marginales utilizan con mayor frecuencia drogas intravenosas, hay más casos y por ello está autorizada la realización del escrutinio”, expuso el infectólogo.

En el caso de las transfusiones, la sangre que se dona hoy en hospitales es sometida a pruebas de detección de anticuerpos para hepatitis C, por lo que es prácticamente imposible que se transmita por este medio.

Dentro de los casos de hepatitis C, abundó, entre 20 y 30 por ciento de las personas que la padecen se curan en forma espontánea, el resto transita a formas crónicas que pueden permanecer hasta 25 años sin síntomas, dependiendo de la existencia de otras enfermedades.

Hay tratamientos que curan la hepatitis, pero debe ser integral, incluir el ambiente, los cuidados y evitar los factores de riesgo, porque si un paciente no modifica sus conductas riesgosas o estilo de vida puede volverse a infectar, concluyó el también jefe del Servicio de Infectología del Hospital General de México.