Menu

Con 5 a 10 años de cárcel se castiga a quien extorsione, pena que aumentará al doble cuando lo realice o participe un servidor o ex servidor público

Se incrementan las sanciones a delitos como feminicidio, robo de celulares, despojo y extorsión

Tras su publicación en la Gaceta Oficial, hoy entraron en vigor las reformas y adiciones al Código Penal y a la Ley de Cultura Cívica, aprobadas por Congreso local el martes 31 de julio.

El robo a celular constituye no sólo una afectación patrimonial sino también una sustracción de información personal o confidencial que puede derivar en otros delitos. Se castiga con 2 a 6 años de prisión

El feminicidio, la reincidencia, el robo a celular, a cuentahabiente, casa habitación y automóvil, robo con portación de arma, extorsión y despojo, serán sancionados con mayor gravedad.

Y en cuanto a la Ley de Cultura Cívica, a partir de hoy se sancionará con 20 y hasta 36 horas de trabajo comunitario a quien veje, intimide, maltrate físicamente o incite a la violencia contra un elemento policial.

Las modificaciones al marco legal buscan contribuir a la disminución de índices delictivos como parte de la estrategia de seguridad del Gobierno de la Ciudad junto a los rubros de atención a las causas, mayor presencia policiaca, trabajo de inteligencia y coordinación interinstitucional.

El delito de feminicidio, la violación más grave a los derechos humanos de las mujeres y las niñas, será sancionado con penas que van de 35 a 70 años de prisión.

Se ha determinado detener la llamada “puerta giratoria”. La reforma pretende inhibir la repetición de conductas delictivas, esto es, la reincidencia, y a quienes incurran en ella se les negará todo sustitutivo y beneficio penitenciario, independientemente del delito cometido; y en cuanto a delitos graves la pena se agravará en dos terceras partes.

El robo a celular constituye no sólo una afectación patrimonial sino también una sustracción de información personal o confidencial que puede derivar en otros delitos. Se castiga con 2 a 6 años de prisión.

El robo a cuentahabiente se sanciona con 2 a 6 años de prisión, mientras que el de casa habitación se agrava de 4 a 10 años.

Asimismo, el robo de automóvil se sanciona ahora con 4 a 8 años de prisión.

Con 5 a 10 años de cárcel se castiga a quien extorsione, pena que aumentará al doble cuando lo realice o participe un servidor o ex servidor público; si es vía telefónica, la penalidad aumenta dos terceras partes.

Quien cometa un delito con medios violentos o con arma será castigado con 3 a 8 años de prisión.

El despojo simple es penado con 2 a 5 años de prisión; y con 6 a 10 años de prisión cuando sea agravado, esto es, cometido contra mayores de 60 años o se utilice documentación falsa.

La seguridad ciudadana es prioridad en el Gobierno de la Ciudad de México. Cada eje y el conjunto de la estrategia son objeto de seguimiento y evaluación constante con miras a la obtención de resultados en beneficio de la ciudadanía.