Menu

La administración Trump inició el mes de agosto impulsando una nueva normativa con la cual se busca extender la duración de los llamados seguros de “corto plazo”

Sobre la cobertura de salud pública y las licencias familiares pagadas en EEUU

Por Alicia Contreras

Directora Estatal de Nevada

Mi Familia Vota

La salud pública en los Estados Unidos es un tema prioritario que actualmente demanda nuestra atención debido a las nuevas políticas de esta administración. Faltan soluciones con respeto a la atención médica universal; aún existe la deuda por volverla accesible a todos los ciudadanos por igual. De la misma manera, la seguridad laboral aún no termina por tener un esquema jurídico que beneficie a todos los trabajadores del país.

En estas dos grandes categorías, la cobertura de los seguros médicos y los permisos familiares con goce de sueldo son tópicos  que han recibido cada vez mayor empuje por parte de las organizaciones que luchan por leyes que sean completas y atiendan las necesidades de las personas. Recientemente, la administración central está ofreciendo soluciones a medias en estos temas y teniendo un enfoque lucrativo al respecto.

Foto de rawpixel en Unsplash

La administración Trump inició el mes de agosto impulsando una nueva normativa con la cual se busca extender la duración de los llamados seguros de “corto plazo”  como una solución a los problemas de cobertura médica universal. Sin embargo, la nueva medida pone en riesgo la salud de las personas al  hacer una baja en los precios de los seguros médicos, a cambio de una reducción de cobertura de alto grado.

La normativa es un esfuerzo más para debilitar la Ley de Atención Asequible (ACA, por sus siglas en inglés), disfrazando los planes de salud de “corto plazo” como una opción de seguro médico barata.

A pesar de ser seguros de bajo costo, el riesgo de realizar su compra se encuentra dentro de sus muy marcados límites de cobertura. De enfermarse un beneficiario de estos seguros, el costo de la atención médica representaría una inversión mayor a largo plazo.

Recordemos que ACA ha ayudado mucho a las comunidades más pobres a obtener cobertura médica a través de programas como Obamacare y Medicare, en cuanto el costo de las cuotas se calcula con base en el nivel de ingresos.

Existen pronósticos de que el costo por la salud aumentará en los Estados Unidos 5.3% en 2018. Esto se traduce en una reducción de las personas que pueden costearse tener una buena salud.

En otras palabras, no hay nada “a corto plazo” sobre ellos. Esa es sólo la escapatoria legal que la administración Trump está utilizando para traer de vuelta planes de seguro baratos y escasos después de que la Ley de Asistencia Asequible tratara de ponerles fin.

Con la nueva normativa las personas que deseen adquirir un seguro integral se verán afectadas en el incremento de sus precios debido a que estos nuevos seguros de “corto plazo” afectarán los costos de mercado por sus nuevas características.

Soluciones incompletas con la nueva propuesta de Licencias Familiares Pagadas

Un nuevo proyecto de ley impulsado por el senador Marco Rubio propone otorgar vacaciones pagadas para los padres con hijos recién nacidos a cambio de disminuir beneficios en su seguridad social en un futuro, como es el de extender los tiempos de su jubilación hasta seis meses más de labor.

A la fecha, algunas organizaciones ya se han manifestado en contra de esta nueva propuesta, al considerarla un intercambio de beneficios que no soluciona el problema de fondo y atiende una sola situación.

Los republicanos junto con la administración central están buscando una forma de proporcionar la Licencia Familiar Pagada que los estadounidenses necesitan con urgencia, pero su propuesta es una solución a medias en cuanto que sólo cubre a los padres que cuidan a sus hijos recién nacidos y no permite el cuidado de un familiar ni poder atender necesidades médicas personales.

Atender las licencias pagadas para las familias se ha convertido en un tema de salud pública debido a que la mayoría de los países industrializados cuentan con permisos familiares con goce de sueldo. En Estados Unidos sólo seis estados, además de D.C, cuentan con Licencias Familiares Pagadas, siendo aún una deuda para que su cobertura sea universal.

Obligar a los padres nuevos a elegir entre permisos para cuidar a sus hijos pagados y la seguridad de jubilación es un camino equivocado para satisfacer las verdaderas necesidades de los trabajadores estadounidenses.

En la administración de Donald Trump cada día se puede notar una mayor restricción de la salud pública para las personas que no cuentan con los recursos necesarios para cubrir sus necesidades de salud.

La lógica de mercado está invadiendo las garantías básicas del Estado, y la cobertura en salud pública está sirviendo como moneda de cambio para mantener un sistema médico limitado sin extensión universal.

Hay que tomar muy en cuenta que todavía los estados tendrán la facultad para restringir la venta de este tipo de seguros y las aseguradoras determinar las condiciones de sus renovaciones.

De igual forma, si queremos lograr que se apliquen las licencias con goce de sueldo a nivel federal y de una forma completa, sin tener que sacrificar algo propio para obtenerlas, necesitamos de la acción colectiva a nivel local para exigir a nuestros congresistas que hagan caso a nuestras demandas laborales.

La lucha por hacer valer estas demandas debe encaminarse a una votación en conjunto como comunidad latina en las próximas elecciones intermedias; sólo con nuestro voto podemos lograr un cambio verdadero que sea tangible en nuestra seguridad laboral. En el mismo sentido,  votar es el primer paso para obtener una buena cobertura médica que beneficie directamente a nuestra comunidad latina.

¡Votemos por un Congreso que valore nuestra salud!