Menu

Spectrografías, de Tomás Casademunt, es una investigación sobre el tiempo y el espacio en la transformación del paisaje urbano de la Ciudad de México

El Centro de la Imagen reabre sus puertas

Luego de permanecer cerrado durante cinco meses, a causa de la contingencia sanitaria, la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, abre al público el Centro de la Imagen, a partir del miércoles 23 de septiembre, con dos exposiciones inéditas: Spectrografías, de Tomás Casademunt, y Recetario para la memoria, de Zahara Gómez Lucini y Las Rastreadoras del Fuerte.

El Centro de la Imagen reabre sus puertas
Recetario para la memoria, de Zahara Gómez Lucini y las Rastreadoras del fuerte, aborda la desaparición forzada desde el acto de cocinar

Esta apertura responde a la instrucción de la secretaria de Cultura del Gobierno de México, Alejandra Frausto Guerrero, para reactivar las actividades culturales de manera segura y ordenada.

“La pandemia nos recordó el valor de la imagen como conector entre personas, con su reapertura, el Centro de la Imagen toma un nuevo papel en la difusión y resguardo de la fotografía. Es el primer recinto del complejo de La Ciudadela que abrirá sus puertas con todas las medidas de seguridad”, afirmó Frausto Guerrero.

En estricta atención a las recomendaciones de la Secretaría de Salud, se han implementado los procesos y acciones necesarias para hacer del Centro de la Imagen un lugar seguro y disfrutable tanto para sus visitantes, como para su equipo de colaboradores.

La exposición Spectrografías, de Tomás Casademunt, bajo la curaduría de Guillermo Santamarina, es una crónica visual en quince piezas y una intervención de casi cincuenta metros lineales de la transformación del paisaje urbano de la Ciudad de México en la última década. Con una técnica de invención propia, en el transcurso de catorce años, Casademunt ha fotografiado el desarrollo constructivo de los edificios diseñados por los más importantes arquitectos mexicanos.

A través de múltiples exposiciones sobre una misma placa fotográfica, revelada una vez terminada la construcción, en un solo estímulo visual quedan registrados la épica e ingenio que encierra una construcción, como un testimonio de la imposible ecuación tiempo/espacio que resulta de la acción reiterada.

Así, Spectrografías es una experiencia fotográfica. En palabras de su curador Guillermo Santamarina: “Aunque claramente el trabajo de Casademunt está ligado a la fotografía, éste se desarrolla privilegiando dinámicas de experimentación que ese medio permite; analizando, explorando, y llevando a extremos inauditos a ciertos instrumentos de este dispositivo”.

Por su parte, el proyecto realizado por la fotógrafa Zahara Gómez Lucini y Las Rastreadoras del Fuerte se enfoca en la desaparición forzada. Recetario para la memoria es un recuento gastronómico, fotográfico y social que pretende conectar y rendir homenaje a todas las mujeres que buscan a sus familiares desaparecidos en diferentes lugares del territorio mexicano.

El quehacer culinario es una forma de visibilizar un tema por demás complejo, a partir de la vida y la memoria de quienes desde su trinchera actúan para generar un cambio en el terreno de los derechos humanos. Las Rastreadoras del Fuerte es un grupo que se formó en 2014 en Sinaloa, tras la desaparición de Roberto Quiroz en la ciudad de Los Mochis.

Está integrado por más de 130 mujeres que buscan en fosas clandestinas cuerpos que para ellas son tesoros porque permiten lo más valioso para su familia: saber qué pasó con sus desaparecidos.

El Centro de la Imagen reabre sus puertas
Las exposiciones se podrán visitar a partir del 23 de septiembre, de miércoles a domingo de 11 a 17 horas, bajo los protocolos necesarios para una visita segura

Las exposiciones podrán ser visitadas a partir del 23 de septiembre, de miércoles a domingo, en un horario reducido de 11 a 17 horas.  La entrada es gratuita.  La reapertura del recinto se realizará con un 30% de la capacidad habitual.

El Centro de la Imagen seguirá un riguroso protocolo que incluye el acceso a través de un filtro sanitario, el uso obligatorio de cubrebocas, y un sentido único para los recorridos que ayuden a garantizar la sana distancia entre visitantes. Adicionalmente, se tomarán medidas especiales de limpieza en los espacios y superficies de uso común, y el servicio de paquetería será suspendido como medida preventiva.