Menu

Con 10 vaquitas restantes, México es presionado para detener la pesca ilegal

Exhortan sancionar a México para salvar vaquita marina

En una serie de cartas entregadas grupos conservacionistas instaron a autoridades estadounidenses e internacionales a emplear sanciones para presionar a México y que salve a la vaquita marina, cuya población se ha reducido a tan solo 10 animales.

Exhortan sancionar a México  para salvar vaquita marina
El gobierno mexicano ha tenido suficiente tiempo y aviso para prestar atención a las advertencias y recomendaciones de CITES

A pesar de repetidas promesas durante décadas, el gobierno mexicano no ha logrado detener el uso de redes de enmalle mortales que enredan, ahogan y matan a estas marsopas, llevándolas a la extinción.

“Solo una presión internacional más fuerte obligará a México a sacar las letales redes de pesca del agua antes de que estas pequeñas marsopas desaparezcan para siempre”, dijo Sarah Uhlemann, directora del programa internacional del Centro para la Diversidad Biológica. “Durante años, científicos, conservacionistas y pescadores locales le han pedido al gobierno mexicano que detenga la pesca ilegal y salve a la vaquita de una vez por todas. Cuando el gobierno de EE.UU. finalmente embargó los productos pesqueros del hábitat de la vaquita, México respondió, pero aún no ha hecho cumplir la ley. Se está acabando el tiempo para una acción real”.

En una carta enviada hoy a la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES), los grupos instaron a las autoridades a suspender el comercio anual de cientos de especies y productos de plantas y vida silvestre mexicanos, incluidos reptiles, orquídeas, arañas, pepinos de mar y algunas especies de tiburones, con valor de cientos de millones de dólares. México continúa violando la CITES al permitir el tráfico de totoaba, un pez grande en peligro de extinción. Las redes ilegales utilizadas para capturar totoaba son capaces de ahogar a la vaquita marina.

“El gobierno mexicano ha tenido suficiente tiempo y aviso para prestar atención a las advertencias y recomendaciones de CITES, pero no ha podido corregir sus violaciones de CITES con respecto a la totoaba y la vaquita. El tiempo se acaba para la vaquita y no hay razón para que CITES no actúe ahora con las medidas más enérgicas posibles”, dijo Clare Perry, líder de la campaña de océanos de la Agencia de Investigación Ambiental.

Los grupos también pidieron al gobierno de EE.UU. que continuara con el embargo de mariscos mexicanos, incluyendo a los camarones altamente lucrativos capturados con la flota de arrastre, importados del hábitat de la vaquita marina en el Alto Golfo de California. La tercera carta solicita que el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO mantenga el hábitat de la vaquita, parte de un sitio designado como Patrimonio de la Humanidad, como “en peligro”, además de exigir al gobierno mexicano que presente un plan de manejo detallado.

“México ha roto repetidamente sus promesas de proteger a la vaquita de cualquier daño”, dijo DJ Schubert, biólogo de vida silvestre del Instituto de Bienestar Animal. “La situación bajo la actual administración ha alcanzado un nivel de crisis. Sin una acción decisiva y una aplicación estricta de las regulaciones pesqueras de México, la vaquita se extinguirá bajo la supervisión del presidente López Obrador”.

A partir de 2018, las importaciones de mariscos de EEUU del hábitat de la vaquita marina en el Alto Golfo de California están prohibidas con el fin de presionar al gobierno mexicano para que mejore sus esfuerzos de conservación. En un intento por revertir el embargo estadounidense, México emitió nuevas regulaciones de pesca en septiembre, pero no las hizo cumplir. Las organizaciones han documentado cientos de embarcaciones menores (pangas) pescando ilegalmente o cruzando el refugio de la vaquita.

“La extinción de la vaquita está directamente en manos del gobierno de México en este momento”, dijo Zak Smith, abogado principal del NRDC (Consejo de Defensa de los Recursos Naturales). “No han logrado proteger a esta marsopa, como dijeron que lo harían, y ahora es el momento de que todos los hagamos responsables. Esperar un año más no es una opción”.



(Siguientes noticias) »