Menu

KFC obtiene pollos de las granjas de producción intensiva: almacenes estrechos y estériles, a menudo sin luz natural

Más de medio millón de personas demandan que KFC mejore la vida de los pollos

Protección Animal Mundial

Más de 500,000 personas de más de 10 países han firmado nuestra petición pidiendo a KFC que les dé a sus pollos una vida que valga la pena vivir. Estamos en Louisville, Kentucky, mostrando a la compañía lo poderosas que son nuestras voces

Olvídate de los jingles y la ingeniosa publicidad: la realidad para los pollos servidos en KFC es una vida de sufrimiento.

Entregando la petición.

Nuestra campaña y petición Cambia la vida de los pollos, dirigida a persuadir al gigante de la comida rápida para que utilice prácticas de bienestar animal en sus granjas de pollos, acumuló más de 500,000 firmas de todo el mundo.

La gente como tú no se mantendrá al margen mientras miles de millones de pollos están sufriendo. La crueldad innecesaria no debe ser el ingrediente principal de la comida rápida. Las empresas como KFC deben cambiar sus prácticas.

Muchos pollos viven toda su vida con dolor crónico, sufren lesiones en la piel, cojera e insuficiencia cardíaca

Entregamos la petición el Día Mundial de la Alimentación, en la sede del gigante de la comida rápida en Louisville, Kentucky, donde se inauguró el primer restaurante KFC en 1940.

Esto enviará un mensaje poderoso a KFC para hacer un cambio para siempre, que en última instancia podría evitar que miles de millones de pollos sufran en condiciones terribles.

Los horrores del pollo en las granjas

KFC obtiene pollos de las granjas de producción intensiva: almacenes estrechos y estériles, a menudo sin luz natural.

La mayoría de los pollos crecen anormalmente rápido, se sacrifican a los 40 días, cuando aún son bebés.

Este enfoque industrial y antinatural de la producción ejerce una enorme presión sobre los órganos y las patas de los pollos. Muchos pollos viven toda su vida con dolor crónico, sufren lesiones en la piel, cojera e insuficiencia cardíaca.

Por eso, con el apoyo de cientos de miles de personas, pedimos a la cadena de comida rápida que ponga fin a la crueldad que enfrentan los pollos en las granjas industriales.

Lo que estamos pidiendo

Estamos instando a KFC a comprometerse a usar pollos criados a un ritmo más lento y natural, y a las granjas de producción intensiva que proporcionen más espacio, luz y un entorno estimulante. Esto asegurará que los animales sean más saludables, más felices y más activos.

KFC aún tiene que hacer un compromiso global progresivo sobre el bienestar de los pollos y se ha resistido al llamado al cambio. Al mismo tiempo, compañías como Burger King, Subway y Starbucks han prometido públicamente mejorar al menos la vida de los pollos en los Estados Unidos.

Una vida de miseria

Nuestro jefe de campaña, Jonty Whittleton, dice: “Los pollos son el ingrediente principal en el negocio global de KFC de miles de millones de dólares, sin embargo, se les está privando de sus necesidades más básicas y están sujetos a una vida de miseria y dolor.

“Una gran cantidad de consumidores está de acuerdo con nosotros, ya es suficiente.”

“Continuaremos colaborando con KFC y otras compañías para ver el fin de esta crueldad desgarradora. Nuestros seguidores están justo detrás de nosotros, en cada paso del camino “.

Despierta y huele la crueldad

Para llevar la atención de la gente a las terribles e innecesarias condiciones a las que están sometidos los pollos, llevamos nuestro mensaje a las calles.

A principios de octubre de 2018, lanzamos una experiencia sensorial emergente en Nueva York entre el Día Mundial de los Animales y el Día Mundial de los Animales de Granja (2-4 de octubre).

Les mostramos a la gente de Nueva York cómo son realmente las granjas de producción intensiva, y no les gustó nada.