Menu

El animal estaba demasiado descompuesto, y le faltaban la cabeza, pero la tripulación creía que parecía una marsopa de vaquita

Sea Shepherd encuentra Vaquita Marina muerta atrapada en una red de enmalle

Sea Shepherd encontró una vaquita marina muerta entre las redes de enmalle ilegales que los integrantes de esta agrupación ambientalista estaban retirando, dadas las condiciones del clima y del mar.

El animal no identificado estaba claramente muerto, ya que la tripulación estaba enrollando la red en el barco de Sea Shepherd, se cayó al océano

En su pagina web https://seashepherd.org/2019/03/14/sea-shepherd-discovers-dead-vaquita-caught-in-gillnet/amp/?__twitter_impression=true la agrupación narra que en la los barcos M / V Farley Mowat  y  M / V Sharpie  estaban en su patrullaje de rutina en el Refugio de la Vaquita en la búsqueda de redes de enmalle ilegales cuando se encontraron con algo inerte.

Explicaron que Según el procedimiento habitual, el equipo de Sea Shepherd registró la ubicación y regresó para retirar los artes de pesca ilegales cuando el estado del mar lo permitiera.

La tripulación del M / V Farley Mowat de Sea Shepherd   comenzó a retirar las redes de enmalle ilegales a las 3 pm. La vida silvestre estaba atrapada en la red, y cuando la tripulación la estaba jalando, encontraron un animal blanco no identificado. Algunos asumieron que era un pez totoaba.

Dijeron que el pez totoaba es la especie objetivo de las redes de enmalle ilegales que amenazan a la marsopa de vaquita con una extinción inminente. Los dos animales son de un tamaño muy similar, endémicos del Alto Golfo de California y en peligro crítico de extinción. Su tamaño y semejanza de hábitat hacen que las redes de enmalle para atrapar a la totoaba sean la trampa mortal perfecta para las últimas vaquitas en la tierra.

Las totoabas están siendo capturadas para abastecer un lucrativo mercado negro de sus vejigas natatorias, que se venden como sopa “medicinal” en Asia. Los peces en peligro de extinción mueren por menos del 5% de su cuerpo. El resto se desecha y se deja pudrir.

El animal no identificado estaba claramente muerto, ya que la tripulación estaba enrollando la red en el barco de Sea Shepherd, se cayó y cayó al océano.

Entonces lanzaron un dron para identificar la especie antes de que se alejara flotando. El animal estaba demasiado descompuesto,  y le faltaban la cabeza, pero la tripulación creía que parecía una marsopa de vaquita.

El capitán Octavio Carranza desplegó el equipo de botes pequeños y la científica de Sea Shepherd, Laura Sánchez, en un esfuerzo adicional por identificar al animal, dijo “el estado de descomposición del cuerpo del cetáceo era demasiado avanzado para que podamos identificarlo”, dijo la científica Laura Sánchez. “La ausencia del cráneo dificultó aún más la situación”, finalizó.

Después de enviar fotografías preliminares a expertos en mamíferos marinos y asesores científicos de Sea Shepherd, se determinó que la morfología y la longitud coincidían con el cuerpo de una marsopa. El análisis genético es necesario para confirmar la identidad de las especies.

Sea Shepherd transportó el posible cadáver de vaquita a San Felipe, donde fue entregado a las autoridades gubernamentales para su identificación.

Sea Shepherd está trabajando en estrecha cooperación con agencias gubernamentales mexicanas como la Secretaría de Medio Ambiente (SEMARNAT), la Marina (SEMAR), el Departamento de Pesca (CONAPESCA), la Oficina del Fiscal Federal para la Protección del Medio Ambiente (PROFEPA) y la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (CONANP). ) para garantizar que se tomen medidas urgentes para proteger a la vaquita.

Recientemente se han difundido rumores en el área del Alto Golfo de California de que las redes de enmalle no son una amenaza para las vaquitas y otros cetáceos, lo que incita demandas al gobierno mexicano.

Sea Shepherd ha estado presente en el Alto Golfo de California desde 2015 como parte de la Operación Milagro. En ese tiempo, la tripulación ha documentado el enredo de 36 mamíferos marinos atrapados en redes de enmalle ilegales. Nueve de ellos eran cetáceos, uno de los cuales pudo salvarse: una ballena jorobada juvenil a principios de 2016.

Después de enviar fotografías preliminares a expertos en mamíferos marinos y asesores científicos de Sea Shepherd, se determinó que la morfología y la longitud coincidían con el cuerpo de una marsopa

Aunque Sea Shepherd ha encontrado varias vaquitas muertas confirmadas por científicos que han sido asesinadas por enredos, esta es la primera vez que se descubre una aún atrapada en una red de enmalle.

“Si hubiera alguna duda sobre que las redes de enmalle de totoaba representan un gran peligro para las vaquitas y otros cetáceos, a pesar de las numerosas pruebas en el pasado, este evento definitivamente no debería dejar lugar a dudas”, dijo Locky Maclean, Director de Operaciones Marinas de Sea Shepherd.